Unidad de convivencia: Todo lo que necesitas saber

La Unidad de Convivencia es un concepto fundamental al solicitar ayudas como el Ingreso Mínimo Vital. En este artículo, exploraremos en detalle qué es, cómo se diferencia de la unidad familiar y la unidad económica de convivencia, así como otros aspectos relevantes.

Índice del artículo

¿Qué es una Unidad de Convivencia?

Una Unidad de Convivencia se refiere al conjunto de personas que comparten una misma vivienda y que están relacionadas de las siguientes formas:

  • Personas casadas o parejas de hecho.
  • Personas afines por primer o segundo grado de consanguinidad: padres, hijos, abuelos, nietos y hermanos.
  • Personas afines por primer o segundo grado de afinidad: suegros, yernos, nueras, cuñados, abuelos de la pareja, cónyuges de los nietos y hermanastros.
  • Personas adoptadas o acogidas con el fin de adoptarlas, hasta segundo grado de afinidad o consanguinidad.

¿Qué son las parejas de hecho?

Las parejas de hecho son aquellas que, siendo mayores de edad, no están casadas y pueden demostrar que han convivido durante al menos dos años.

Si en una misma vivienda conviven personas sin ningún tipo de parentesco, pueden solicitarse ayudas como el Ingreso Mínimo Vital únicamente para las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social.

Diferencias entre unidad de convivencia y unidad familiar

El término "unidad familiar" se refiere a las personas que forman parte de una familia. La diferencia radica en que, en el caso de la unidad de convivencia, las personas que forman parte de la misma familia, en alguno de los grados de afinidad o consanguinidad mencionados anteriormente, conviven en el mismo domicilio.

Diferencias entre unidad de convivencia y unidad económica de convivencia

En el caso que convivamos con personas que no son familiares, formaríamos parte de una Unidad Económica de Convivencia. Sin embargo, no seríamos considerados una Unidad de Convivencia.

El término "unidad económica de convivencia" se utiliza mayormente para categorizar a personas que conviven sin tener ningún tipo de relación familiar entre sí. Esto también aplica a familiares a partir del tercer grado de consanguinidad o afinidad. Además, también se puede aplicar a personas que viven solas.

Unidad económica de convivencia con pensiones no contributivas

La mayoría de las prestaciones y pensiones no contributivas requieren que indiques el número de miembros de tu unidad de convivencia para determinar la cantidad que recibirás. Esto aplica a prestaciones por desempleo y pensiones de jubilación.

Con el fin de proporcionar la asistencia adecuada, también se suele requerir información sobre la edad, dependencia o discapacidad de los miembros de la unidad, ya que se entiende que pueden necesitar más ayuda.

Por ejemplo, una madre o padre soltero/a con una familia numerosa y monoparental puede necesitar más apoyo que dos personas en edad de trabajar sin impedimentos de salud.

La Unidad de Convivencia en el Ingreso Mínimo Vital

Cuando solicitemos el Ingreso Mínimo Vital, se nos pedirá que indiquemos la cantidad de personas que conforman nuestra unidad de convivencia.

Es importante tener en cuenta que cuanto más numerosa sea la unidad, mayor será la cuantía a recibir, ya que se supone que los ingresos de los miembros de la familia se distribuyen de alguna manera entre todos ellos.

Formar parte de otra unidad de convivencia

Cabe destacar que solo se puede pertenecer a una única unidad de convivencia. En el caso de que alguno de los integrantes decida mudarse, ya sea solo o con otras personas, automáticamente estarán formando una nueva unidad.

Sin embargo, existen situaciones en las que un hijo que forme parte de una unidad de convivencia específica decida irse a otra ciudad para estudiar, y en ese caso, la unidad original se mantendría sin cambios. No se estaría formando una nueva unidad, ya que la relación de dependencia con su familia se mantiene, incluso si se muda temporalmente de la vivienda.

Certificado de convivencia de la unidad familiar

En algunos casos, puede ser necesario presentar un certificado de empadronamiento en la vivienda donde se encuentra la unidad de convivencia para certificar la convivencia con determinada persona.

Esto puede ser requerido en los siguientes supuestos:

  • Al formalizar el estado de pareja de hecho.
  • En casos de divorcio en los que los progenitores residan en viviendas diferentes y decidan establecer un régimen de custodia compartida.
  • Cuando un miembro que pertenecía a otra unidad se une a la unidad actual.

La Unidad de Convivencia es un concepto fundamental al solicitar ayudas económicas y prestaciones sociales. Recuerda que siempre es importante estar informado y contar con el asesoramiento necesario para realizar los trámites correspondientes de manera correcta